¿Te gusta este post? ¡Compartelo!

domingo, 20 de julio de 2014

Sin noticias del hombre que desapareció en Bornos hace 7 días.

La Guardia Civil, la Policía Local y un grupo de vecinos de Bornos proseguía ayer buscando en el pantano de la localidad a Antonio Galindo, 'Nono', el hombre de 75 años que desapareció hace ya una semana. 

La búsqueda ha incluido el rastreo con buzos, perros de la policía y un helicóptero que analizaron la zona en búsqueda del desaparecido. A Galindo, que está en tratamiento psiquiátrico, se le vio por última vez en la calle Aceña de Bornos.

jueves, 17 de julio de 2014

Usando las calles como lienzos gigantes en los que pintar obras de arte.

La imaginación de los artistas parece no tener límites, y cada día más buscan formas originales en las que expresar su talento. Si hace unos días hablábamos de DirtyCarArt - obras de arte en las lunas sucias de los vehículos - hoy queremos presentar al artista conocido como Roadsworth, que se dedica a pintar utilizando como lienzo las propias calles de una ciudad estadounidense.

A modo de grafitis pintados en este caso en las calles, el artista realiza enormes ilustracionesque, bajo una temática generalmente del mundo animal, siempre cuenta con algún toque de humor, para tratar de alegrar un poco a aquellos que se topan - o mejor dicho, que pisan - su obra. 

Como indica el propio autor, su objetivo es únicamente lúdico, conseguir inyectar un poco de optimismo y diversión a los visitantes, y crear entornos urbanos más vistosos. Sin duda, muchas de las imágenes, que se pueden ver a continuación, cumplen sobradamente este fin.

domingo, 13 de julio de 2014

EL GALÁPAGO LEPROSO




















El galápago leproso (Mauremys leprosa) es la tortuga acuática autóctona de la Península Ibérica junto a Emys orbicularis, común sobre todo en  Andalucía.

Vive en masas de agua dulce como ríos o pantanos. Su conservación se enfrenta a los problemas de la degradación de su hábitat, de su captura como mascota y de la competencia de especies introducidas por el hombre.

Durante un tiempo se consideró una subespecie de Mauremys caspica (también llamada Clemmys caspica). Por ello también es conocida como Mauremys caspica leprosa.

Descripción















Tiene un caparazón de color verde pardo o marrón. Es aplanado, con la quilla vertebral ligeramente patente. Su plastrón es amarillo, en ocasiones con manchas negras. Algunos ejemplares tienen también unas líneas amarillentas, anaranjadas o rojizas en el cuello. 

Schweigger describió esta especie en 1812, el calificativo de leproso se debe a que los primeros ejemplares que examinó eran viejos y presentaban suturas infectadas en los caparazones que hacían recordar a una suerte de lepra entre las escamas. 

Estas tortugas suelen tener un aspecto muy desgastado y sucio que refuerza ese nombre,suelen crecer algas sobre el caparazón y tener el caparazón y la piel desgastados. Además los ejemplares juveniles suelen tener manchas anaranjadas o rojizas en escudos y patas, que pueden recordar a ulceraciones o similares.
Dimorfismo sexual 

Presenta dimorfismo sexual, los machos son más pequeños que las hembras y tienen las uñas de las patas delanteras más largas, la cola más larga y gruesa, con la cloaca más alejada del cuerpo. 
MACHO                                            HEMBRA
ADULTO                                                     JOVEN
DETALLES DE LA CONCHA
Su plastrón (parte inferior del caparazón) es cóncavo. Las hembras tienen el plastrón plano, ponen y entierran de tres a quince huevos (es muy variable) que se incuban solos mediante la temperatura del suelo. La cáscara de estos es dura y las madres los entierran en suelos blandos. Cuando estos eclosionan, las crías suelen medir dos o tres centímetros.











Comportamientos 

Estas tortugas son casi completamente acuáticas, pero a veces dejan el agua para descansar y tomar el sol, ya que como tienen sangre fría, necesitan tomar estos baños de sol para regular su temperatura. 













Son excelentes nadadores. Durante el día buscan presas para alimentarse e intentan capturarlas. Suelen estar alerta de los depredadores y de la gente y generalmente se asustan y huyen de ellos. Las tortugas suelen lanzarse frenéticamente de las rocas o de donde estén mientras descansan si alguien potencialmente peligroso se acerca a ellas. Durante el día, acostumbran salir del agua, tomar el sol hasta que estén secas y calientes, después se zambullen de nuevo y se refrescan, y vuelven a salir del agua para tomar el sol.





Hibernación 

Estas tortugas pueden hibernar en el fondo de charcas o lagos poco profundos durante los meses de invierno. Durante esta época, con el frío, las tortugas entran en un estado de sopor denominado precisamente hibernación, durante el cual dejan de comer y defecar, prácticamente no se mueven y su frecuencia de respiración se reduce.














Reproducción 

El cortejo y las actividades que conlleva el apareamiento ocurren entre marzo y julio, y se llevan a cabo bajo el agua. Durante el cortejo, el macho nada alrededor de la hembra y comienza a sacudir o batir sus extremidades delanteras frente a la cara de la hembra, aparentemente tratando de acariciarla. La hembra continuará nadando hacia el macho y si acepta su proposición, comenzarán el apareamiento. Si no acepta, puede hasta iniciar una pelea con el macho. El cortejo puede durar sólo 45 minutos, pero el apareamiento en sí normalmente lleva 3 horas, a veces el macho es tan agresivo que puede matar a la hembra.











En ocasiones un macho aparentemente estará cortejando a otro macho. Esto en realidad es un gesto de dominio y los machos pueden empezar a luchar. 
Las tortugas jóvenes pueden llevar a cabo la danza de cortejo, pero hasta que no cumplen los 5 años de edad no han madurado sexualmente y son incapaces de aparearse.


Después del apareamiento, la hembra pasará más tiempo tomando el sol con el fin de mantener calientes a los huevos. El periodo promedio hasta que pone los huevos es de unos dos meses, pero si la hembra no encuentra un lugar adecuado para colocar sus huevos, puede durar más. Una hembra puede poner de 2 a 20 huevos. Además puede tener varias puestas en una misma temporada de apareamiento. Dependiendo de varios factores, cada puesta se distanciará de dos a cuatro semanas de las otras. Durante las dos últimas semanas antes de poner los huevos, la hembra pasará menos tiempo en el agua, olfateando y escarbando en la tierra. Esto indica que está buscando un lugar apropiado para poner sus huevos. Para hacer el nido, la tortuga excavará cuidadosamente un hoyo en el sitio elegido con sus patas traseras y depositará ahí sus huevos.














Los huevos, de exterior un tanto rugoso, nacerán de 80 a 85 días después de que ser enterrados. La tortuga abrirá el cascarón con el diente de huevo que se cae una hora después de haber nacido y nunca vuelve a crecer. Si la tortuga no se siente segura, permanecerá dentro del cascarón después de abrirlo por uno o dos días más. Si son forzadas a salir del cascarón antes de que estén listas, regresarán a él si les es posible. Cuando decidan abandonar el cascarón, tendrán un pequeño saco pegado a su barriga. Este contiene los residuos de lo que le sirvió para alimentarse durante el periodo de incubación. El saco se cae solo, y cuando sucede se puede notar una pequeña herida en el caparazón de la tortuga. Ésta sanará por sí misma.

Alimentación


Las tortugas más jóvenes tienden a ser carnívoras. (comen más proteína animal), y cuando crecen se vuelven más herbívoras.

Cuando tienen menos de 3 años, necesitan muchas proteínas pues están en una etapa crucial de su crecimiento.

Suelen alimentarse de grillos, caracoles de agua, guppys, lombrices de tierra y otros pequeños animales.

Los Galápagos leprosos son omnívoras. 

Los Galápagos necesitan estar en el agua para tragar la comida ya que no producen saliva. Pueden tomar alimentos que estén en tierra pero se los llevarán dentro del agua para consumirlos.

Salud 
Los reptiles son portadores asintomáticos de las bacterias del género Salmonella.

Conservación 

La destrucción de su hábitat, su captura para tenerla en cautividad y la competencia de especies tropicales introducidas,son los problemas a los que se enfrenta esta especie.















Por este motivo, goza de una protección especial por parte de la Unión Europea y de la Convención de Berna.

Bibliografía Consultada
Atlas y Libro Rojo de los anfibios y reptiles ficha de la especie.
Wikispecies
Tortugas del Mundo (Bonin, Devaux, Dupré), Ed. Lynx.

miércoles, 2 de julio de 2014

EL BARBO ANDALUZ

El barbo andaluz (Luciobarbus sclateri) es una especie de pez de la familia Cyprinidae, orden Cypriniformes.

Es un pez duceacuícola en el que las hembras pueden llegar a alcanzar unos 40 cm de longitud total, aunque se han encontrado ejemplares de casi un metro, los machos son más pequeños y en la época de freza muestran protuberancias nasales, los colores van desde el apagado verde oliva al amarillo-naranja.

Es un endemismo de la península Ibérica, su distribución abarca las cuencas de los ríos Guadalquivir, Guadiaro, Guadalete, Guadalhorce, Segura, afluentes del tramo bajo del Guadiana y otras pequeñas cuencas de Andalucía (España) hasta la cuenca del río Vélez en Málaga. También se encuentra en el sur de Portugal, en los ríos Mira, Seixe y Arade.


 Existen tres especies de Barbos en Andalucía, el "Comizo o Picón" el "Cabecicorto" y el "Común o gitano".

El "Barbo Común o Gitano", que es el que todos nosotros conocemos, es una especie única en nuestra península y la que con mas frecuencia vemos en nuestras aguas. Su cuerpo es esbelto y musculoso, con el dorso ligeramente curvado y la parte ventral algo achatada. 

Pertenece a la familia de los ciprínidos (Barbus Sclateri), posee 2 pares de barbillones a ambos lados del labio, de ahí su nombre, y una boca adaptada a hurgar bajo las piedras.

Durante el primer año de crecimiento suelen alcanzar alrededor de 11-13 cm de longitud que van creciendo progresivamente hasta alcanzar mas o menos los 40 cm en el quinto año de crecimiento.

Suelen medir de 30 a 60 cm, llegando incluso a los 90 cm y un peso de 4 Kg, aunque la media no suele superar los 2 Kg y los 40 cm de longitud. Sin embargo en España se han capturado barbos de hasta l5 Kg de peso.

Alcanzan edades entre 12 y 16 años. Tienen una alimentación omnívora, o sea que consumen tanto plantas como animales e incluso restos de materia en descomposición (pan, lombriz, asticot, etc.).

Para saber lo que normalmente comen, basta con levantar guijarros del fondo del río o del embalse y veremos como hay unas larvas acuáticas.

El barbo cuando es joven muestra un comportamiento gregario, o sea se acompaña de otros ejemplares de su especie, y se desplaza en grupos de 20 a 30 ejemplares, sin embargo al crecer desarrollan una inclinación solitaria e incluso perezosa, que les induce a permanecer en el fondo inmóviles durante largo tiempo. 

Los que seáis amantes a comeros los barbos, que por supuesto es un bocado sabroso, (siempre y cuando estén bien preparados) tenéis que poner mucho cuidado en eliminar todas las huevas de la cavidad intestinal una vez que se habra el pez, ya que si se trata de una hembra, y la estación en la que se encuentra es la de reproducción, las huevas no deben ser cocinadas en ningún caso, ni mucho menos ingeridas. Estas huevas son altamente tóxicas, y pueden provocar graves trastornos intestinales.

Los barbos y otros ciprínidos cuentan con un curioso dispositivo de amplificación denominado aparato de Weber, que no es sino una cadena de huesecillos derivados de las vértebras, que relacionan el oído con la vejiga natatoria, mejorando la audición del pez al hacer la vejiga las veces de caja de resonancia. Es el verdadero motivo por el que resulta tan complicado acercarse a los ciprínidos sin ser detectados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...