¿Te gusta este post? ¡Compartelo!

miércoles, 17 de diciembre de 2014

FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO 2015


miércoles, 12 de noviembre de 2014

El antiguo horno de leña.

Tradicionalmente, en los campos andaluces, donde en cada finca podían subsistir varias familias, estas elaboraban el pan que se consumía todos los días, por ellos mismos.

La metodología que se seguía y que pasaba el conocimiento de padres a hijos, era siempre el mismo y que seguían los siguientes patrones:
  • Siembra del trigo y su posterior recogida, trillado y almacenado para el gasto de todo el año.
  • Molido del trigo que normalmente se hacía en molinos cercanos a la finca y que las ruedas de moler estaban movidas por el efecto del movimiento del agua.
  • El amasado de la harina con sus ingredientes de sal, aceite y agua. En este amasado se aprovechaba todo el contenido de trigo, el grano y la cascara. En muchas ocasiones se le añadía levadura casera, que hacía que el pan se inflara y no quedara muy apelmazado.
  • Cocido del pan, en el tradicional horno de leñas.
El horno de leña, también llamado Horno a leña u Horno de barro, son los hornos que utilizan leña para generar calor. Había dos tipos de horno de leña: "hornos negros" y "hornos blancos".

  • Hornos Negros: se calentaba con leña en un cuarto y el pan se cocina en esta misma cámara, junto al fuego, o en la cámara caliente después de que se consumía la leña y el carbón restante se barría hacia un  lado de la cámara. El horno tradicional de leña era un horno de ladrillos de barro, que mantenían durante mucho tiempo el calor producido por la quema de la leña en su interior.
  • Hornos Blancos: son los que  calentaban por transferencia de calor desde una cámara de combustión separada. El pan se cocía en una base de ladrillos, que estaba separada de la zona donde se quemaba la leña y esta calentaba la cámara donde se colocaba el pan. 
De todo este proceso,se obtenía un pan buenísimo, moreno e integral. Por desgracia,en casi todos los entornos camperos,solo quedan los restos de lo que aquello fue en sus días.

Fuente: Elaboración propia.

sábado, 25 de octubre de 2014

Un fin de semana en Cáceres.

Cáceres (Caçris en extremeño) es una ciudad del oeste de España, capital de la provincia homónima. Se encuentra situada en la zona central de la antigua provincia romana de la Lusitania, en la comunidad autónoma de Extremadura. 

Con 95 668 habitantes (INE 2012), es la ciudad más grande y poblada de la provincia, con el 22,69% de la población total de la misma. Es además el municipio más extenso de España con una superficie de 1750,33 km².

La Ciudad Vieja de Cáceres fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1986, ya que es uno de los conjuntos urbanos de la Edad Media y del Renacimiento más completos del mundo. 

La Concatedral de Santa María, el Palacio de las Veletas (Museo provincial de Cáceres), los palacios de los Golfines (de Arriba y Abajo), la Casa del Sol, la Torre de Bujaco o el Arco de la Estrella son algunos de sus monumentos más bellos y admirables. Asimismo, destaca por ser la sede del Campus de Cáceres y por su dinámica vida cultural en el conjunto de la comunidad autónoma.

Sobran las palabras para definir este encanto rincón arquitectónico,hay que visitarlo para vivirlo,por su entorno, por sus buenas gentes, por su cocina y buenos restaurantes y por todo lo que descubrirás cuando estés allí.Esto es solo una pequeñísima muestra de lo que te espera.


Fuente: Elaboración propia.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...